Prostitutas Para Niños

..

Entrevista a prostitutas prostitutas universitarias madrid

31.07.2017 Que es prosti 0

entrevista a prostitutas prostitutas universitarias madrid

No creo que debamos adaptarnos a las ideas de la sociedad porque sí, deberíamos cambiar las cosas que no nos parezcan justas o correctas. Natalia Ferrari es tu nombre real.

Creo que hay que quitar todo el secretismo y toda la vergüenza que la gente añade a la prostitución. No reconozco que forme parte de mi realidad y no me da la gana de que otro me la añada.

Depende de a quién preguntes, te van a recomendar que no des la cara, y el nombre menos. Te dicen que te va a condicionar en tu futuro, pero yo creo que puedo crear mis propias oportunidades a pesar de que otras personas me vayan a cerrar puertas. Te defines como feminista. Ya sabes que hay un sector grande del feminismo que considera que la prostitución es incompatible con la igualdad. Es que es así. Hay muchas mujeres que luchan contra la trata y la explotación que suelen decir que todas las putas son víctimas, que ninguna lo hace libremente, o que se autoengañan porque no tienen otra opción.

Eso es negar una realidad que existe. Empatizo con las preocupaciones que tiene ese sector del feminismo, yo tampoco quiero una sociedad donde haya relaciones desigualitarias, pero no puedes condenar la profesión en sí misma. No, no lo creo.

Es ese sector el que se ha encargado de decir que las putas somos todas víctimas, que estamos explotadas y blablabla. Por eso la gente tiene una imagen de la prostitución como sufrimiento, como mujeres que no valen para otra cosa.

Yo valgo para lo que a mí me dé la gana. La prostitución y la trata son cosas diferentes: Le diría a la gente que vaya a putas independientes. Lo malo de esos foros es que se genera la sensación de que si no muestras una actitud sumisa y complaciente, vas a tener menos clientes. Me pasó con el tema de los servicios sexuales. Veía que muchas hacían sexo anal y felaciones sin condón.

Pensé, "si no hago esto no voy a trabajar". El problema es que la gente que empieza a prostituirse no hace un estudio previo, ya que suelen partir de una situación de necesidad importante y lo hacen de forma precipitada.

Y que las asociaciones no son interlocutores sociales relevantes porque no son representativas de la realidad de la prostitución. Volvemos a lo de antes, "hay miles de víctimas" Que la trata existe y que hay miles de víctimas por toda España es una realidad evidente. Pero es que la trata y la prostitución son dos cosas distintas. Tienes que dejar que esas asociaciones eduquen a los clientes, eduquen a las putas Siempre tuve un interés a salirme de la norma, la idea de la mujer fuerte y con libertad sexual.

Es algo que siempre tuve en mí, empecé a masturbarme desde que era muy joven y siempre lo vi como algo natural, nunca como algo malo. Cuando empecé a considerar la prostitución como una posibilidad, descubrí que una amiga mía se estaba prostituyendo desde hacía un año. A los 16 años empecé a trabajar en McDonald's y duré tres días. Estuve tres años de vigilante en un museo, dando vueltas en una sala.

En general no se considera un trabajo digno, no es un trabajo que la gente quiera para sus hijas. Nadie lo pone al mismo nivel que Yo quiero que mis hijas, o cualquier persona a la que tenga aprecio, hagan lo que quieran con su vida y hagan las cosas que les llenen y les hagan sentir bien. Es importante reconocer que hay un sector de personas que se sienten a gusto con este trabajo.

Podemos decir que es un trabajo como otro cualquiera, pero las cifras de agresiones a prostitutas son terroríficas. Seguramente ese hombre tenga relaciones similares con otras mujeres en su vida. Las putas que conozco han sido agredidas por parejas o exparejas, pero solo en casos excepcionales por un cliente. Es habitual escuchar que si una chica se mete a puta es porque viene de entornos difíciles, de familias desestructuradas Vine a España desde Argentina cuando tenía 11 años.

En mi caso personal, nunca he tenido vínculo afectivo con mi familia. A los 18, en cuanto legalmente pude, pero a los 14 ya quería hacerlo. El tema es que cuando dices estas cosas refuerzas los mitos de la gente: A los 16 años empecé a trabajar en el McDonald's y duré tres días.

Luego estuve también de teleoperadora y tampoco duré mucho, era insoportable. A los 17 empecé a trabajar en un museo Eso lo hice durante unos tres años. Primero por la autonomía: En ese sentido es el trabajo ideal. Cuando quiero, me voy donde sea. Luego, trabajas poco y cobras mucho. Eso también es muy importante. Ahora, Laura Pedernera Mar del Plata, Argentina, trabaja en estudiar los asesinatos de mujeres prostitutas que no aparecen en los listados de víctimas de violencia de género, por no considerarse a la fallecida pareja de su asesino.

Es una zona con muchos pubs y discotecas y las entrevistas no se hicieron en puticlubs, sino en pisos ubicados en edificios en esa misma zona. Se hicieron 20 entrevistas a estudiantes universitarios que consumen prostitución; la mayoría de los cuestionarios los pasaron prostitutas con las que yo tenía contacto por mi trabajo anterior en un proyecto de Médicos del Mundo.

De los 20 encuestados, 15 respondieron que recurrían al sexo de pago por diversión o entretenimiento, 11 apuntaron que porque las prostitutas son expertas en sexo y solamente dos hablaron de insatisfacciones en sus relaciones sexuales o afectivas. O sea, que no recurren a la prostitución porque no ligan. Es porque les gusta ir de putas.

El discurso que coincidiría con la opción de ocio y divertimento sería el mercantilista. Consiste en expresar que la prostitución existe y ellos acceden a ella porque hay oferta, sin cuestionar lo que implica; es un punto de vista economicista, de libre mercado, de oferta y demanda. Yo no soy objetiva: En concreto, de los 20 entrevistados, solo trabajaban tres: Hay muchas universitarias que son prostitutas pero también hay mucho cuidado y en la universidad no se habla de ello porque muchas tienen miedo de perder una oportunidad académica.

Mi novio también lo sabe. Pero los compañeros de trabajo no saben nada de mi pasado porque luego no te toman en serio. Pese a que a lo mejor algunos se muestran tolerantes con las prostitutas cuando tienen una delante es distinto y empiezan a tener vergüenza. Si hablan de forma general sobre la prostitución hay gente que es tolerante pero si una hermana o una vecina es prostituta ya no lo es. Y eso es lo que me perturba. Las prostitutas pueden ser mujeres inteligentes y no tienen porque ser adictas a la droga.

Al principio no tenía experiencia con prostitutas y tenía miedo de las mujeres que iba a conocer. También tenía la idea de que muchas mujeres probablemente se drogaban o tenían chulos que les pegaban y le cogían el dinero. Esto en general no es así. Lo que nunca habría pensado es que hubiera tantas mujeres corrientes que hacen este trabajo como madres o mujeres que entre semana tienen un oficio y los fines de semana trabajan como prostituta para mejorar su situación económica.

Al final, es una enfermedad. En él interpretaba un papel de prostituta y me hacía llamar Diana Le Blanc. Diario secreto de una call girl" -donde la protagonista se introduce en el mundo de la prostitución de lujo para ganar dinero- influyeron en que diera el paso".

La primera toma de contacto de esta joven con el sexo de pago llegó con una casa de citas de Madrid. A las 12 de la mañana había que estar en pie y a las dos de la madrugada una se iba a dormir. De lunes a viernes, interna en el piso. No me gustó el ambiente, aunque te trataban muy bien.

Fue así como decidió hacerse sus fotos y colgar varios anuncios en la Red. Sin embargo, la entrada de Silvia en la prostitución fue muy distinta. Tenía 18 años cuando comenzó a bailar en una barra en Inglaterra. Era un show erótico sin nada de sexo. Al principio me enfadé, pero me lo pensé mejor y comencé en este mundo". Desde el principio ha sido independiente, nunca le ha rendido cuentas a nadie. Para Diana, lo peor de su trabajo es la mentira y la doble vida. Tampoco justificar nada, ni siquiera meter el dinero en el banco.

Eso sí, no me influye para el estudio. Lo que no me interesa recordar, lo olvido. Esta duplicidad se refleja en las dos casas que tiene en Madrid. Por ella paga euros a la semana.

Otras dos chicas, también prostitutas, abonan el mismo precio por otras dos habitaciones. De lunes a viernes duerme en la Plaza Elíptica, compartiendo piso con un compañero que no sospecha de su otra cara. El beneficio mensual que obtiene por el sexo de pago son 3. Silvia, por el contrario, no oculta su negocio ni a la familia, ni a los amigos, ni a sus compañeros de clase.

Su familia estuvo sin hablarle un año. Mi madre dice a otras personas que soy modelo para una revista de moda", cuenta. María, la exprostituta que ha vuelto al oficio, asegura que sí. Diana prefiere ser positiva: Al revés, se aprende mucho acerca del trato de las personas. Le diría a la gente que vaya a putas independientes.

Lo malo de esos foros es que se genera la sensación de que si no muestras una actitud sumisa y complaciente, vas a tener menos clientes. Me pasó con el tema de los servicios sexuales. Veía que muchas hacían sexo anal y felaciones sin condón. Pensé, "si no hago esto no voy a trabajar". El problema es que la gente que empieza a prostituirse no hace un estudio previo, ya que suelen partir de una situación de necesidad importante y lo hacen de forma precipitada.

Y que las asociaciones no son interlocutores sociales relevantes porque no son representativas de la realidad de la prostitución. Volvemos a lo de antes, "hay miles de víctimas" Que la trata existe y que hay miles de víctimas por toda España es una realidad evidente. Pero es que la trata y la prostitución son dos cosas distintas. Tienes que dejar que esas asociaciones eduquen a los clientes, eduquen a las putas Siempre tuve un interés a salirme de la norma, la idea de la mujer fuerte y con libertad sexual.

Es algo que siempre tuve en mí, empecé a masturbarme desde que era muy joven y siempre lo vi como algo natural, nunca como algo malo. Cuando empecé a considerar la prostitución como una posibilidad, descubrí que una amiga mía se estaba prostituyendo desde hacía un año. A los 16 años empecé a trabajar en McDonald's y duré tres días.

Estuve tres años de vigilante en un museo, dando vueltas en una sala. En general no se considera un trabajo digno, no es un trabajo que la gente quiera para sus hijas. Nadie lo pone al mismo nivel que Yo quiero que mis hijas, o cualquier persona a la que tenga aprecio, hagan lo que quieran con su vida y hagan las cosas que les llenen y les hagan sentir bien. Es importante reconocer que hay un sector de personas que se sienten a gusto con este trabajo.

Podemos decir que es un trabajo como otro cualquiera, pero las cifras de agresiones a prostitutas son terroríficas. Seguramente ese hombre tenga relaciones similares con otras mujeres en su vida. Las putas que conozco han sido agredidas por parejas o exparejas, pero solo en casos excepcionales por un cliente.

Es habitual escuchar que si una chica se mete a puta es porque viene de entornos difíciles, de familias desestructuradas Vine a España desde Argentina cuando tenía 11 años. En mi caso personal, nunca he tenido vínculo afectivo con mi familia. A los 18, en cuanto legalmente pude, pero a los 14 ya quería hacerlo. El tema es que cuando dices estas cosas refuerzas los mitos de la gente: A los 16 años empecé a trabajar en el McDonald's y duré tres días.

Luego estuve también de teleoperadora y tampoco duré mucho, era insoportable. A los 17 empecé a trabajar en un museo Eso lo hice durante unos tres años. Primero por la autonomía: En ese sentido es el trabajo ideal. Cuando quiero, me voy donde sea. Luego, trabajas poco y cobras mucho.

Eso también es muy importante. Tengo autonomía, tengo independencia económica y me deja tiempo libre para hacer otras cosas. En el texto que escribiste describiendo tus relaciones con los clientes había comentarios de gente que no se creía que todo fuera así de agradable.

Choca mucho con la visión que ellos tienen de la vida y hay gente a la que eso le molesta. Voy a citar un comentario de los muchos similares que te dejan: Hay tantas cosas mal en ese comentario Hago lo que quiero hacer, es como si dijera: Porque ahí nadie hace ese tipo de discurso. No lo vendo, es una herramienta. Han decidido que es una opción mejor que otras. Eso ya te genera relación.

También por haberme acercado a asociaciones. Estar activa en redes sociales diciendo que soy puta también ayuda, aunque lo de estar en redes no es algo que necesite personalmente. En el sentido de que antes era un trabajo oculto, considerado denigrante, y a raíz de figuras como Sasha Grey, Stoya , o aquí en España, Amarna Miller , se ve que son personas independientes, con inquietudes, que no se esconden.

He analizado mucho por qué el porno antes era algo horrible y ahora no lo es tanto. Es por figuras como ellas, por el trabajo que han hecho de visibilizar y profundizar en su persona: Soy todas estas cosas y elijo hacer porno porque me da la gana". Creo que con la prostitución también puede pasar, porque las putas jóvenes empiezan a no querer tener una doble vida, quieren hablar en primera persona, no que hablen otros por ellas.

Siempre se mantiene el anonimato, también tenemos otro nombre. Ofreces tus servicios y describes cómo eres. Mi perfil, por ejemplo, es de cariñosa, ofrezco mucho amor, ternura, te escucho No es un sexo salvaje lo mío.

O de tu tipo de cuerpo. No van a ofrecer lo mismo que yo porque no va acorde ni a su cuerpo ni a su personalidad. Mi casa por ejemplo no es de alto standing pero sí que tiene un cliente de dinero, educado, culto.

No acepta borrachos, no acepta drogadictos. Toda esa gente queda fuera. Al principio de la entrevista, Ana ha dicho algo que me ha dejado pensando: Ella ha accedido a una educación superior, igual que yo, y ninguna hemos encontrado un puesto en nuestro campo que nos pague todas las facturas. Tenemos la misma edad y ambas sabemos lo que es ser curritas precarias.

Y es aquí cuando me doy cuenta de lo mucho que nos parecemos, de que vivimos la misma realidad económica y social Quien ha estado traumatizado sexualmente o quien ha llevado una mala vida.

Lo que me contaba la otra chica del artículo: No, yo no necesito autodestruirme, yo necesito cosas muy buenas en mi vida. Necesito cosas de calidad.

Necesito un buen sueldo, no necesito que me sigan jodiendo. Estoy estudiando y no puedo encontrar una trabajo digno por la situación que hay en España, y creo que cuando acabe mis estudios seguiré sin encontrarlo. Necesito algo que no me machaque.

Y que me permita hacer de todo. Yo no me he metido ahí por temas de autodestrucción. Me he metido por elección, por tener mi propia calidad. La gente con la que yo hablo, que ha sufrido en la vida, no son tontas. Vives en tu casa, tienes tus estudios y eres muy happy de la vida. La gente que hemos pasado por verdaderas mierdas sabemos buscar y movernos mucho, y no tenemos tapujos. A mí no me importa meterme a puta. Ya he vivido tanta mierda que me da igual.

entrevista a prostitutas prostitutas universitarias madrid

Entrevista a prostitutas prostitutas universitarias madrid -

Seguramente ese hombre tenga relaciones similares con otras mujeres en su vida. La encuesta de este estudio era muy delicada porque yo sabía que la mayoría de las veces iban a tener que pasarla las propias mujeres prostitutas. Hago lo que quiero hacer, es como si dijera: Yo no me he metido ahí por temas de autodestrucción. Y que las asociaciones no son interlocutores sociales relevantes porque no son representativas de la realidad de la prostitución. Mi madre dice a otras personas que soy modelo para una revista de moda", cuenta. Siento que es un trabajo al que puedo dedicarme siempre que prostitutas magaluf putas economicas. Muchas veces este profeta se desanimó por la falta de respuesta, pero siguió adelante con valentía. Those holding to the biblical moral vision for sex and marriage need to tell a better story. Si quieres comentar inicia sesión o regístrate.

0 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *